Enorme éxito de público y crítica de José Bros en su recital en el Campoamor de Oviedo

2019-03-18
Enorme éxito de público y crítica de José Bros en su recital en el Campoamor de Oviedo

El pasado 9 de marzo, el tenor José Bros ofreció un recital en Oviedo, en el Teatro Campoamor, junto la Oviedo Filarmonía bajo la dirección de David Giménez Carreras. El concierto, enmarcado en el XXVI Festival de Teatro Lírico Español y cuyo programa estaba repleto de temas inmortales, arrancó con la obra que le daba título, "Eternally", de Charles Chaplin. A lo largo de la hora y media que duró, Bros fue desgranando canciones de Leonard Bernstein, Nicholas Brodzsky, María Grever, Johann Strauss, Lehár, Antón García Abril, José Serrano, Federico Chueca, Sorozábal, Soutullo y Vert, Gerónimo Giménez y Moreno Torroba. Su actuación encantó al público ovetense y a la crítica, según se ha podido leer en diferentes medios:

- “El público le despidió en pie, aplaudiendo la voz y la entrega del cantante que, junto a Oviedo Filarmonía, regaló tres bises. El tenor provoca el delirio en el Campoamor con sus versiones de zarzuela. Bros estuvo vocalmente pletórico.
En la primera parte, cantó con una naturalidad exquisita y una vocalización clarísima obras como 'Eternally', sin impostar. Bellísimas también sus versiones de los boleros 'Muñequita linda', cerrado con un filato muy delicado, y 'Júrame', cantada con pasión y arrebato. Si en la primera parte tenía el escenario un fondo azul, la segunda lo tenía rojo. Un color más pasional y que respondía a la intención de Bros de darlo todo. El tenor utiliza los recursos del belcantismo para las canciones y la zarzuela, pero lo hace con naturalidad y sin afectación. El resultado, siempre 'in crescendo', fueron versiones por una parte muy limpias -con dicciones y vocalizaciones perfectas-, y con una gran riqueza emocional. 'No me quiere', de Pablo Sorozábal; 'La bella enamorada', de Soutullo; y 'De ese apacible rincón de Madrid', de Moreno Torroba, fueron interpretaciones modélicas que abrieron el camino a 'No puede ser'.” Ramón Avello (El Comercio)

- “Bros desprendió seguridad en si mismo durante las dos horas de recital, su voz forma parte de esas pocas elegidas que tienen un timbre peculiar y diferenciado del resto, de esos que el oído reconoce al instante. Su actuación fue fiel reflejo de su personalidad, elegante, ampuloso, y siempre atento al mínimo detalle. Es innegable que entre sus puntos fuertes está la proyección sonora, donde pocos le igualan, pero también el cuidado fraseo, del que hizo gala a lo largo de toda su actuación (…) Una velada para recodar por lo difícil que es que un artista ponga de acuerdo, hasta el delirio, como lo ha hecho Bros.” Andrea G. Torres (La Nueva España)

- “José Bros arrebata en el Campoamor. El tenor catalán y el público ovetense protagonizan una celebración de su mutua admiración en una brillante gala lírica. Bros acabó su recital con todo el teatro en pie y entre aplausos, regaló tres propinas y aún así la gente seguía aclamándolo. Ante ese auditorio enardecido, Bros demostró que es un cantante de los de la vieja escuela, por cuya voz no pasan los años y que, como quedó a la vista, cuenta con seguidores incondicionales.” (La Nueva España)

- “En todo momento pudimos disfrutar del maravilloso gusto interpretativo, cuidados fraseos y delicadas dinámicas en el pianísimo que tanto le caracterizan. Es reconfortante escuchar su homogéneo registro, seguros agudos, excelente afinación y elegancia escénica, fruto de una madurez artística y condiciones vocales en perfecta forma (…)Tras la interminable salva de aplausos, se «bisó» la obra referida al inicio de este texto  ("No puede ser", de "La tabernera del puerto") y el público en pie despidió a este gran tenor, al que estamos deseando ver de nuevo en este mismo escenario, pero regalando su voz a uno de los personajes de alguna de las zarzuelas programadas en la temporada.” Nuria Blanco Álvarez (Codalario)