La soprano Ruth Iniesta triunfa en el Life Victoria Barcelona

2018-10-04
La soprano Ruth Iniesta triunfa en el Life Victoria Barcelona

El pasado 29 de septiembre, Ruth Iniesta ofreció un recital en el Life Victoria Barcelona, junto al pianista Rubén Fernández Aguirre, titulado Bernstein100!. La soprano zaragozana, para celebrar el centenario del compositor norteamericano, cantó piezas de su ciclo “I Hate Music!”, así como una recopilación de temas de sus musicales. Completó el programa una selección de piezas de Joaquín Rodrigo.

La acogida del público y la crítica fue extraordinaria. Así, podemos leer en los medios especializados lo siguiente:

- “Ruth Iniesta se metió al público en el bolsillo con un brillante homenaje a Bernstein: su dominio del teatro musical es absoluto convirtiendo cada canción en oro puro. La cantante española, que en el Liceu debutó en Il viaggio a Reims hace un par de temporadas y que en el Life Victoria realizaba su presentación como recitalista en Barcelona, dictó cátedra en momentos como los alcanzados en ' A little bit in love' (de Wonderful Town) y, sobre todo, en  'Im’a a person too', que concluye el ciclo I hate Music. Iniesta propuso cada frase cargada de sentido, subrayando intenciones con gestos y miradas. Su Wendy de Peter Pan ('Build My House') resultó emocionante, coronada con un soberbio regulador, para llegar al corazón de todos con un poderoso 'I feel pretty' de West Side Story en la que derrochó vozarrón acompañada de la chispeante participación de Judith Muñoz, Violeta Alarcón y Helena Ressurreiçao, todas con el preciso acento hispano.
En la segunda parte se ofrecieron las Doce canciones españolas de Joaquín Rodrigo aderezadas como corresponde, con salero y quiebres andaluces si era menester, pero también luciendo un fraseo de ensueño en, por ejemplo, 'Una palomita blanca'. Sus dotes de actriz y de intérprete llegaron subrayados por una dicción clara y transparente tanto en inglés y castellano como en francés”. Pablo Meléndez-Haddad (Diario El Periódico)

- “La arrolladora aparición de Ruth Iniesta, dotada de gran dominio escénico, hizo que de manera instantánea sintonizara con los asistentes. Para hacerlo, se vistió con la genuina ironía de Leonard Bernstein en el ciclo de cinco canciones I hate Music!. Y supo hacerlo siempre con gran naturalidad y desparpajo, cautivando la sala Domènech i Montaner y reduciendo sus altos techos a un espacio íntimo. Con un inquebrantable dominio de la tesitura tramó, con inteligencia y la complicidad de un Fernández Aguirre magistral, un hilo narrativo espléndido entre las canciones, desde la lograda inocencia en “My name is Barbara” hasta una divertidísima “I hate music!” coronada por la hilarante “A big Indian and a little Indian”. Tras el ciclo, escuchamos unas soberbias y cautivadoras versiones de “A little bit in love” y de “My House” procedentes de Wonderful Town y Peter Pan respectivamente, donde la soprano hizo gala de una emisión homogénea y un timbre muy atractivo. La sorpresa final de esta primera parte fue “I feel pretty” con la recreación de la conocida escena de West Side Story gracias a la intervención de Judit Muñoz, Violeta Alarcón y Helena Ressurreiçao, en diálogo con la esplendorosa extensión vocal de Iniesta.
(…) Iniesta contorneó las doce canciones españolas de Rodrigo con una paleta riquísima de matices, de las que se podría destacar el colorismo de “En las Montañas de Asturias” muy bien proyectado por la soprano, o la alegría luminosa en “De ronda” y una “Canción de cuna” muy personal y delicada.
(…) Tras el ciclo, en la selección de canciones de Rodrigo, lo más reseñable fueron las francesas Chimères y en particular una embriagadora La chanson de ma vie, de profundidad expresiva y vibrato cuidado. Iniesta, que suele reivindicar la zarzuela, decidió hacer un esfuerzo más y regalar como propina la habanera “Madre de mis amores” en Monte Carmelo de Moreno Torroba, con ese espectacular final que le sirvió para despedirse de forma apoteósica, sacando a relucir su deslumbrante tercio agudo.
(…) Uno había leído mucho sobre la soprano zaragozana, pero escucharla es otra cosa. Un debut brillante en el Festival en manos de alguien que a cada paso que da, confirma con creces lo que ha ido prometiendo en los últimos años. Lo de llegar y besar el santo ha sido no tanto para Iniesta como para el festival, que sin tener que esperar mucho tiempo nos ha permitido disfrutarla de nuevo en Barcelona. Esperemos que repita pronto. Diego A. Civilotti (PlateaMagazine)