Notice: Array to string conversion in /home/n31z40bg/godirect-am.com/classes/DocTypes/DocProduction.php on line 85

Notice: Array to string conversion in /home/n31z40bg/godirect-am.com/classes/DocTypes/DocProduction.php on line 85

Notice: Array to string conversion in /home/n31z40bg/godirect-am.com/classes/DocTypes/DocProduction.php on line 85

Notice: Array to string conversion in /home/n31z40bg/godirect-am.com/classes/DocTypes/DocProduction.php on line 85

Notice: Array to string conversion in /home/n31z40bg/godirect-am.com/classes/DocTypes/DocProduction.php on line 85
GoDirect AM - Otello

Otello

Otello

“Otello” es una ópera en cuatro actos de Giuseppe Verdi con libreto de Arrigo Boito, basado en obra de Shakespeare “Othello”. Fue la penúltima ópera del compositor, y se estrenó en el Teatro alla Scala de Milán, el 5 de febrero de 1887. Verdi la compuso algunos años después de “Aida” (estrenada en 1871),  ya que había decidido que aquella sería su última composición, antes de retirarse.

Pero a su editor, Giulio Ricordi, le parecía que el retiro de Verdi  sería una forma de malgastar su talento, debido a la inmensa popularidad de la música del compositor en la Italia en los años setenta. Conocedor de la importancia de los aspectos dramáticos de la ópera para Verdi, Ricordi supo que debería encontrar un libreto que captara su interés, así que, junto con un amigo de Verdi, el director Franco Faccio, insinuaron a Verdi la idea de una nueva ópera, basada en una pieza de Shakespeare, de  cuya obra Verdi era gran admirador, “Othello”, sugiriendo al mismo tiempo el libretista Arrigo Boito (también un gran aficionado de la obra de Shakespeare).  Después de alguna resistencia inicial por parte de Verdi, y de Boito haber presentado un libreto para la ópera, finalmente, comenzó la producción de “Otello”, que Verdi inicialmente llamó “Yago”, para evitar la coincidencia con la famosa ópera de Rossini.

Finalmente, en una carta para el libretista, el compositor confiesa que va a optar por el titulo shakesperiano, porque prefiere que se diga “Ha intentado igualarse al gigante [Rossini] y lo no ha conseguido” a que se murmure: “Se ha escondido tras el nombre de Yago”.

En “Otello”,  Verdi  demuestra su madurez como artista;  junto a “Aida” y “Falstaff” (1893), los críticos consideran que es una de las obras maestras del compositor. Para esta obra Verdi abandonó la estructura de división en arias y recitativos, logrando un sentido de unidad y continuidad en toda la obra. Los tres papeles principales de la ópera (Desdémona, Yago y Otelo) están entre los papeles más exigentes de Verdi, tanto vocal como dramáticamente.
 


EL EQUIPO ARTISTICO
Dirección de escena: Giulio Ciabatti
Escenografía: Pier Paolo Bisleri
Vestuario: Chiara Barrichello
Iluminación: Iuraj Saleri

ATELIERES
Trajes: FARANI SARTORIA TEATRALE di Piccolo Luigino
Atrezos: E. RANCATI S.r.l.
Zapatos: POMPEI 2000 s.r.l.
Pelucas: ROBERTO PAGLIALUNGA & C. S.n.c.
Efectos pirotécnicos: EFFETTI SPECIALI di Guerini Flavio & C. S.a.s.

REPARTO
Otello: tenor
Desdemona: soprano
Emília: mezzo-soprano
Cassio: tenor
Roderigo: tenor
Yago: barítono
Montano: bajo
Lodovico : bajo

 

La ópera se desarrolla en la Isla de Chipre, a finales del siglo XV.

PRIMER ACTO
Exterior del castillo donde reside Otello, frente a un puerto.

En una noche tormentosa, el pueblo de Chipre espera ansioso la llegada del nuevo gobernador, Otello, de la batalla con los turcos. Otello llega sano y salvo, y anuncia que la flota turca ha sido destruida. Todos festejan, menos su lugarteniente, Yago,  que quiere vengarse de Otello, pues uno de sus rivales, Cassio, ha sido ascendido a capitán, cargo que Yago confiaba en obtener.

Yago empieza a tejer la trama que habrá de perder a Otello,  avivando los deseos secretos de Roderigo, un joven veneciano, hacia la mujer de Otello, Desdémona, diciéndole igualmente que el capitán Cassio abriga los mismos sentimientos hacia ella. Luego, en una taberna fuerza a Cassio a beber hasta quedarse ebrio. Entra  Montano que queda sorprendido a descubrir a Cassio bebido; Yago le dice que de esta manera pasa Cassio cada noche. Poco después Yago provoca un enfrentamiento entre Roderigo y el embriagado Cassio, y al intervenir, Montano queda herido por Cassio. Yago da la alarma, agigantando el episodio hasta  provocar un tumulto.

Atraído por los gritos, entra Otello, furioso, engañado por Yago, y al descubrir que Montano está herido, degrada a Cassio, diciéndole que ya no es capitán. Mientras tanto, Desdémona se une a su marido. Otello impone calma y cuando quedan solos, recuerdan por qué se enamoraron, se besan y luego vuelven al castillo.

SEGUNDO ACTO
Sala en la planta baja del castillo, con una puerta que se abre hacia el jardín.

Yago dice a Cassio que pida a Desdémona  que interceda por él ante Otello, y así recobrar su honra. Mientras tanto, Yago lanza sus creencias nihilistas, empezando a describir a su creador, un cruel demonio que le propone ideas malignas (“Credo”).  Cuando Otello regresa, Yago hace algunas insinuaciones sobre la fidelidad de Desdémona mientras la ven en el jardín con Emilia (esposa de Yago) y Cassio.

Mujeres, niños y marineros llevan flores a Desdémona, cuya belleza debilita las sospechas de Otello. Todavía, cuando ella más tarde cumple el encargo de Cassio de pedir que se le devuelva su cargo, el general se vuelve totalmente irritable. Desdémona intenta tranquilizarlo colocándole sobre la frente un pañuelo que él le dio en el pasado, el cual él arroja al suelo furiosamente. Desdémona le declara su devoción, mientras Yago furtivamente arrebata a la fuerza el pañuelo de la mano de Emilia, quien lo había recuperado. Cuando la mujer se va, Otello acusa Yago de destruir su paz mental. Otello se siente celoso, pero quiere pruebas de la traición de Desdémona. Yago insinúa haber oído unas frases comprometedoras que Cassio había pronunciado mientras dormía y afirma haber visto en las manos de Cassio un pañuelo que Otello había regalado a Desdémona. Para Otello esta es la prueba, y, ayudado por Yago, jura venganza.

TERCER ACTO
Gran sala del castillo

Yago explica a Otello que atraerá a Cassio a aquel lugar y que hablará con él mientras Otello escucha, escondido. Yago sale en busca de Cassio. Entra Desdémona y Otello insinúa sus sospechas, pero ella no entiende lo que su marido le intenta decir y le recuerda la petición de Cassio. Por respuesta Otello le solicita el pañuelo que una vez le había regalado como talismán. Como Desdémona no puede enseñarlo,
Otello le llama cortesana. Desconsoladamente, Desdémona jura su inocencia, pero su marido la expulsa del lugar.   Al oír acercarse a Cassio y a Yago, el general se esconde. Yago, ondeando el pañuelo, manipula las bromas de Cassio sobre su verdadera amante, Bianca,  haciendo creer a Otello, que escucha solo una parte de la conversación, que hablan de Desdémona. Cassio se retira cuando las trompetas anuncian a los dignatarios de Venecia. Otello jura matar a su esposa, mientras,  Yago se ocupará de Cassio.

En el gran salón, la corte entra para dar la bienvenida a Ludovico, el embajador, del Doge.  Ludovico nota la ausencia de Cassio y Yago le dice que él ha perdido el favor, pero Desdémona añade que pronto lo restaurarán a su puesto.  Encolerizado, Otello la llama demonio. Otello llama a Cassio y anuncia que ha sido llamado de vuelta a Venecia y  que Cassio lo sucederá como gobernador de Chipre. Cassio anuncia que obedecerá. Desdémona se acerca y Otello, perdiendo el control, la arroja a al suelo. Ella ruega que él le  perdone por su supuesto crimen. Yago  sigue con su trama, diciendo a Otello que esa noche es la noche de vengarse y luego manda a Roderigo  a asesinar a Cassio. Otello maldice a Desdémona y ordena a todos, aterrorizados,  retirarse. Delirante, Otello cae inconsciente. Yago, con un gesto de triunfo, lo saluda irónicamente como el “León de Venecia”, repitiendo de forma burlesca los gritos que desde el exterior ensalzan al general.

CUARTO ACTO
Habitación de Desdémona.

Desdémona y Emilia están preparándose para irse a la cama y Desdémona canta una canción sobre una criada, Bárbara, quien fue abandonada por su amante. Emilia se retira y Desdémona reza (Ave María) y luego se duerme.  Otello  entra en la habitación despertando así a Desdémona. Otello le pregunta si ha rezado y le dice que se prepare para la muerte, acusándola pecar por amar a Cassio. Ella lo niega y le pide que se apiade que ella, pero Otello le dice que es demasiado tarde y la estrangula. Vuelve Emilia con la noticia de que Roderigo ha muerto en un intento de matar a Cassio.  Desdémona suavemente dice que ha sido acusada injustamente, y luego muere. Al ver muerta a Desdémona, Emilia llama asesino a Otello y le grita que ha matado a una inocente. Otello responde que Yago le dio pruebas de la infidelidad de Desdémona y  empieza a amenazar a Emilia, quien pide ayuda. Entran Yago, Cassio y Lodovico. Emilia exige que Yago niegue la acusación de Otello y él se niega. Emilia,  horrorizada, le reprocha sus intrigas, y  Yago  huye de la habitación.  Otello, al darse cuenta de lo ocurrido y del engaño, lamenta de la muerte de Desdémona y se apuñala. Antes de morir, se arrastra cerca de su esposa, la besa y queda muerto cerca de Desdémona.

REQUERIMIENTOS TÉCNICOS
• Medidas mínimas de escenario:
• La caja escénica debe estar libre de cualquier elemento en peine y escenario
• Disponibilidad del biblia de varas del teatro.
• La escenografía requiere amare y colgar

TRANSPORTE
• La escenografía y vestuario se transportan en 3 tráiler de aproximadamente  13m

La Voz de Galicia

“La inauguración del Festival Amigos de la Ópera con el Otello verdiano deja el listón muy alto para lo que resta…”

Antón de Santiago, La Voz de Galicia,  4 de Septiembre de 2010

La Voz de Galicia

 “…un estilo escenográfico que se podría definir con adjetivos como minimalista y neoclásico sirvió de soporte a una lista de artistas entre los cuales se encontraban elementos de la cantera lírica de la ciudad…”
(…)
“Todo este despliegue artístico y técnico tenía como aliciente que la obra se podría considerar un estreno, ya que el proprio director de escena, Oscar Cecchi, había señalado que en A Coruña se verían elementos nuevos que no se utilizaron en los pases que se realizaron en Trieste.”
(…)
“El domingo se podrá saborear de nuevo la tragedia de Otello, aunque las otras dos mil entradas dispuestas ya están agotadas.”
(…)
“Ayer se repitió la misma historia [Otello], pero esta vez elementos como la escenografía y las portentosas voces de Arteta y Berti permitieron que este clásico volviese a sonar como si fuese nuevo”.

Ángel Varela, La Voz de Galicia,  3 de Septiembre de 2010

Xornal de Galicia

 “Canto a escenografía pode definirse como minimalista, aínda que o vestiario resulta moi logrado.”

Xornal de Galicia | Cultura, 5 de Septiembre de 2010

El Ideal Gallego

“Coincidente a carta cabal con el gusto del público, la representación de Otello de Verdi, o preludio al Festival de Ópera, resultó un rotundo éxito. El Palacio de la Ópera, sin una sola butaca libre y con total atención de los asistentes durante las tres horas y media de duración de la obra, explotó en rotundas ovaciones cuando la función tocó a su fin…”

Fernández Alabalat, El Ideal Gallego,  6 de Septiembre de 2010

El Ideal Gallego

“Otello fue un éxito que congrego a alrededor de 700 personas que “aguantaran” con gusto el espectáculo, exquisito tanto en cuanto a su escenografía con a su interpretación.” (…) “En resumen, que el próximo domingo los amantes de la ópera vuelven a tener una cita obligada. Una pena que algunos se hayan quedado sin su localidad y un éxito rotundo para productores y artistas.”

M. Pérez, El Ideal Gallego, 3 de Septiembre de 2010

Galería